Fórmula Entretenimiento

Portal web sobre Cultura y entretenimiento en Colombia y el mundo.

Litigante - Formula Entretenimiento
Cine Entretenimiento

Alejandra Sarria y su otro encuentro con el arte en LITIGANTE

El próximo 21 de noviembre se estrena Litigante, la película de Franco Lolli que abrió este año la semana de la crítica en Cannes y que llega a los cines d Colombia con tres premios: Mejor Actriz para Leticia Gómez en el Festival Pacific Meridian de Vladivistok (Rusia); Mejor Actriz para Carolina Sanín en el Festival Fine Arts de República Dominicana y Puerto Rico; y Mejor Película en la categoría Nuevos Directores en el Festival de Cine de Chicago.

La curadora de arte Alejandra Sarria es una de las actrices no profesionales que protagonizan esta película emotiva y universal, en la que los lazos familiares son el hilo conductor y la vida cotidiana. Hablamos con ella.

Litigante - Formula Entretenimiento
Litigante – Fórmula Entretenimiento

En el ámbito artístico colombiano Alejandra Sarria es conocida por su trayectoria como curadura de arte en prestigiosas ferias e instituciones como ARTBO, Campo y Odeón. Fue precisamente en ese medio donde supo de la convocatoria para participar en la película Litigante, que se estrena este 21 de noviembre en salas de cine nacionales.

Más de cien actrices presentaron el casting para este personaje. Pero al final su sensibilidad, su frescura y su naturalidad hicieron que Franco Lolli se decidiera por ella, incluso teniendo en cuenta que se buscaba una actriz más joven que interpretara un personaje que en principio ignoraba las tensiones de su familia.

En Litigante, Alejandra es María José –Majo–, la hija menor de Leticia (Leticia Gómez) y hermana de Silvia (Carolina Sanín). Majo es una mujer compasiva y callada, que termina siendo determinante para impedir que la familia se rompa en pedazos.

“Majo es una mujer muy compasiva con todos y creo que ese es su mayor rol en la película. Aparentemente es más pasiva y más frágil, pero en realidad termina siendo la más fuerte y la que soporta todo lo que está pasando en esa familia. Sin ser la más ruidosa y con su espíritu calmado, es el punto de apoyo emocional para todos”, explica la actriz.

¿Siendo actriz no profesional, cómo construyó su personaje?

En la manera en que trabaja Franco yo no siento que sea tan evidente la idea de construir un personaje. Nunca recibí un guion para saber anticipadamente que pasaba con Majo, fue más una cosa de ir construyéndolo con pequeñas piezas y confiando en que Franco nos iría llevando a buen puerto. Diría que más que construir a María José, la fui conociendo semana tras semana.

La carga emocional de la película es bastante fuerte, ¿cómo la manejó?

La manera cómo se filmó la película me ayudó, porque se rodó de lo menos a lo más dramático, así que después de varias semanas estábamos listos para esa intensidad. Lo otro es que mucho de lo que ocurre en la historia, tanto en la relación familiar como con la enfermedad, me era conocido.

¿Cómo es eso?

Vinculé mucho a Leticia con mi papá, quien falleció de una enfermedad pulmonar y yo fui la persona que lo acompañó y lo cuidó en todo ese proceso. Hay momentos en la película que se tuvieron que hacer con mucho afecto y fueron muy reales para mí porque me recordaron mi experiencia con él. Además mi papá también fue abogado y tenía un carácter muy fuerte. Yo encontré en Leticia a alguien muy dulce.

Y sin duda las relaciones familiares tampoco se alejan de la realidad…

Exacto. Yo vengo de una familia donde somos tres mujeres, mi mamá es separada desde que yo tengo cinco años, al final yo terminé cuidando a mi papá a pesar de no ser una figura paterna muy presente, así como en la película, que no hay un padre. Además, la relación entre mi mamá y mi hermana siempre fue muy conflictiva y yo siempre fui la mediadora. Por eso creo que al final, mi personaje se fue transformando, dada mi experiencia personal.

¿Qué tanta libertad le dio Franco para ayudar en esa construcción?

Durante el rodaje hubo momentos en que le expresé qué cosas no me parecía que se sintieran naturales, como lo que podía decir un médico o la reacción que uno puede tener en un momento dado, porque realmente las viví. Siempre me escuchó y supo recibir mi retroalimentación.

¿En qué momento el director supo de su experiencia con su padre?

Él me escogió sin saber eso, sin conocer las otras afinidades que yo tenía con María José. No sé si es coincidencia o que por su experiencia tiene esa intuición, así no se le haya dicho nada. Creo de verdad que él tiene una capacidad impresionante para leerlo a uno. Cuando ya me había escogido nos sentamos un día a tomarnos un café y ahí le conté.

¿Cómo se fue desarrollando su relación con Silvia, la hermana, interpretada por Carolina Sanín?

Carolina y yo nos la llevamos muy bien desde el principio y nos vimos como unas aliadas para enfrentar algo –la actuación– en lo que ninguna de las dos tenía experiencia, ni sabía en realidad en qué se estaba metiendo. La primera escena del rodaje fue en una piscina, nos hicimos chistes y formamos una amistad desde el principio, de alguna manera logramos esa complicidad que existe entre los hermanos a pesar de los conflictos y la distancia que se pueda generar entre ellos. Se nota el afecto que hay entre ellas.

A usted le correspondió rapar la cabeza de Leticia Gómez, ¿cómo lo vivió?

Fue horrible porque era un momento muy emotivo para Leticia, quien ya había pasado por esa experiencia, así que me sentía un poco culpable. Se sentía la energía de lo fuerte que era revivir ese momento para madre e hijo (el director Franco Lolli). Me temblaban las manos. Ese día me fui para mi casa y no quise verme con nadie más.

Litigante también tiene momentos luminosos, como la vida ¿cuáles le gustaron más?

Yo diría que tiene al menos tantos momentos luminosos como duros. Mis preferidos fueron el de la primera escena, el de la piscina que ya comenté, y el de la escena de la Navidad donde también nos divertimos un montón.

En lo personal, ¿hacer una película tan emotiva le sirvió de algo?

Para mí hacer la película fue una catarsis muy fuerte. Hubo escenas muy extrañas donde literalmente me sentí reviviendo esa experiencia con mi padre, como por ejemplo, una escena con mi mamá, el personaje de Leticia, en urgencias. Yo me lo tomé como algo terapéutico que podía ser muy interesante para mí, y así lo fue. Creo que Franco supo aprovechar eso, pero sin llevarlo a algo que fuera difícil o incómodo para mí, fue más bien un ejercicio útil, seguramente para todos.

Litigante es una película de Evidencia Films en coproducción con las casas productoras Srab Films y Les Films Du Worso de Francia, cuenta con el apoyo de Caracol Televisión y Dago García Producciones en Colombia. La distribución en el país la hace Cine Colombia y en Francia de Ad Vitam y las ventas internacionales están a cargo de Kinology.

Litigante - Formula Entretenimiento
Litigante – Fórmula Entretenimiento

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *